martes, 24 de enero de 2012

Cuando el mensajero si es culpable..

Normalmente se habla de matar al mensajero(siendo este un simple portador de una m,ala noticia),sin ser culpable.Pero en ocasiones,y por desgracia,en Occidente en general y en España en particular,es bastante frecuente,el sectarismo,la opinión tendenciosa de la mayoría de medios,abrumadoramente en favor de la izquierda o de posiciones defendidas por la izquierda.Así nos encontramos una campaña mediática de presión sobre la Justicia en favor de Garzón,casi lo contrario de lo que ocurre con Camps.A propósito de Garzón se ha sabido de las millonarias subvenciones recibidas por los grupos que le apoyan,y ya salió el periodista progre (un tal José Cavero),diciendo que si ,que eso se sabe,pero no se sabe quien financia a Manos Limpias (acusación particular)...y aunque eso sea irrelevante para mi,lo que si se puede decir es que seguro que del gobierno no reciben ni han recibido un euro.Otro caso de vergüenza periodística,es como se califica a los candidatos de las primarias de USA ,mientras la mayoría babearon con la inanidad de Obama;ahora se apostaba por la alternativa del centrismo de Romney(el Rajoy a la americana),y así se descalifica a Gingrichultraconservador,etc como populista,.
Por ultimo un caso más sangrante es como se tilda de racistas,xenófobos,extrema derecha,etc,a cualquier partido,español o europeo,que critique o pida tomar medidas contra el Islam, o simplemente regular la inmigración.Estamos en una sociedad que parece tener una especial querencia por el suicidio,animada e incluso dirigida por los medios vendidos no se sabe a qué..
El gran problema es que como creadores de opinión, influyen, y pasará como cuando la crisis,que colaborando con el gobierno se negó durante casi dos años,con todo el mal que ello supuso...y con el Islam,pasará lo mismo solo que peor..De hecho hay medios donde o no se habla o se rebaja la gravedad de la persecución mundial por parte del Islam al cristianismo, y ni " primaveras árabes,ni pamplinas"...Muchos siguen la máxima "que la realidad no te estropee un buen titular"

No hay comentarios:

Publicar un comentario